Después de permanecer 64 años varado en la costa de Ushuaia, el viejo remolcador Saint Christopher será una reserva para aves del Canal del Beagle, en el marco de un plan de rescate por el riesgo de hundimiento.

En los años 50 se utilizó para reflotar el buque Monte Cervantes, un crucero alemán que se hundió frente al famoso faro de Ushuaia, y luego comenzó a formar parte de las postales de la ciudad.

“A través de los años, las aves se apropiaron de este barco. En algunos casos anidan directamente y en otros son migratorias. A ello hay que sumarle el componente turístico, porque a diario pueden verse cientos de personas contemplando o fotografiando a estos animales”, dijo a Télam la directora provincial de Museos y Patrimonio Cultural, Carina Quattrocchi.

La funcionaria precisó que algunas especies, como los gaviotines sudamericanos, llegan a la zona en septiembre de cada año y utilizan al Saint Christopher como refugio, mientras que otras aves como el biguá usan los cables tensores del barco para extender y secar sus alas negras.

Compartir