La ministra de Desarrollo Social, Paula Gargiulo, se refirió a la controversia que se generó -la semana pasada- tras las apreciaciones del intendente Gustavo Melella sobre los índices de pobreza e indigencia en la provincia.

En ese sentido, la funcionaria adhirió –en declaraciones a FM La Isla- a los dichos del jefe de gabinete, Leonardo Gorbacz, en cuanto al informe del INDEC y reconoció que “la pobreza ha aumentado”, aunque minimizó este dato al asegurar que “disminuyó la indigencia”.

Tras lo cual aseguró que “la Gobernadora con lo que viene trabajando el Ministerio de Desarrollo Social, con políticas de contención ha dado una respuesta sabiendo que las políticas nacionales que se venían iban a repercutir a nivel provincial” por lo que “hemos trabajado fuertemente a través del programa Red Sol” a través del cual se asiste a personas que “hayan quedado sin empleo, o que atraviesan diferentes situaciones como puede ser situaciones de género o de familia y aseguró que “hemos tenido un incremento en la ayuda que es desde lo económico y aseguró que en toda la provincia “tenemos 2.300 familias y también hemos implementado el módulo de alimentos”.

Tras lo cual reivindicó las políticas implementadas por el Gobierno dado que “la Gobernadora trabaja institucionalmente en conjunto con la Nación a través de los programas que pueda sumarse y que fue criticada por otros, como por el Intendente y si nosotros hubiésemos tomado otra postura, creo que hoy estaríamos hablando de otras cifras como pasa en otras provincias”.

Y señaló que “se pudo implementar desde el Ministerio de Desarrollo Social una política clara dónde antes estaba invisibilizada porque no teníamos un lugar concreto dónde la gente nos identificara y hoy estamos en el Puestero 50 de la Margen Sur de Río Grande dónde tenemos las distintas áreas que dan respuestas concretas a las necesidades que se presentan”.

Gargiuolo aseguró que “hay una demanda amplia, tenemos unas 50 o 60 personas que todos los días llegan a Desarrollo Social y toma intervención el área correspondiente y si es de trabajo el Ministerio no puede dar una respuesta estructural, lo que hace es contener porque esa familia tiene que responder a un alquiler o pagar servicios” y aseguró que “es muy difícil hacer un seguimiento de quienes se quedan sin empleo porque es muy amplio”, aunque “las puertas del Ministerio están abiertas, tanto en Tolhuin, Río Grande o Ushuaia para el programa RED SOL, la tarjeta alimentaria y los módulos alimentarios” como también los subsidios económicos que se puedan dar por alquileres con los requisitos correspondientes o de familias que no quieren seguir viviendo en Tierra del Fuego”.

Por lo que insistió en que “hoy a diferencia de otras gestiones el Ministerio de Desarrollo Social pueda dar respuestas de contención o soporte”.

Al ser consultada si desde el Ministerio de Desarrollo Social cuentan con mediciones de cuáles son los sectores sensibles o vulnerables de la población en las tres ciudades de la provincia, la ministra aseguró que “puntual mente no, lo que tenemos identificado son los sectores de mayor intervención nuestra ya sea con las asistencias directas o los trabajos de promoción e inclusión”.

Compartir