Según trascendió el hecho comenzó  cerca de las 00:00 en la casa de pre egreso Hospen, momento en el que se producía el cambio de guardia.

Según la información recabada, los incidentes habrían sido iniciados por  los internos Damián Matus, Eric Barrientos, Patricio Villasboas, y Ramón Verdún.

Los mencionados habrían realizado un preparado alcohólico denominado en jerga carcelaria como “pajarito”, a partir de desechos comestibles que les provocaron un total estado de ebriedad.

Esta situación provocó que comiencen una pelea entre los internos que habría finalizó con agresiones al personal  policial y produciendo daños en el edificio.

Según informaron integrantes de la penitenciaria sospechaban sobre el accionar de los internos, por lo que en horas de la tarde había realzado una requisa,  sin percibir lo que tenían escondido.

Según trascendió, se trataba de una importante cantidad de la bebida casera, imposible de ocultar por lo que se analizaría el accionar del personal policial.

La situación de violencia fue tal que debió intervenir el grupo Especial del Servicio Penitenciario, quienes según testigos, habrían realizado varios disparos de gas pimienta y redujeron a los internos involucrados que fueron aislados y puestos disposición del juzgado de instrucción.

Según manifiestan fuentes extraoficiales, se trata de internos que no cumplen con los requisitos para ser alojados en la casa de preegreso, puesto que no cuentan con informes favorables de parte del servicio penitenciario, sin embargo, por cuestiones de infraestructura son alojados allí.

Compartir