Igual que en otras oportunidades en las que los derechos civiles estuvieron en manos del Congreso, tal como la ley de Divorcio o el Matrimonio Igualitario, esta noche los ojos de todos estarán puestos en los representantes que tendrán que suscribir si la sociedad está a favor o en contra de la ley que criminaliza el aborto.

(Por Esteban Machiavello). En las últimas horas, tanto los sectores que impulsan la legalidad del aborto como quienes se oponen llevan adelante una tarea no apta para cardíacos: el conteo voto por voto de cada uno de los 257 diputados para ver si finalmente se aprueba o no el proyecto.

Si bien no hay números claros debido a la gran cantidad de indecisos —varios van tomando postura o cambiándola según el caso— todos hablan de una votación muy ajustada donde sin dudas terminarán definiendo aquellos que aún no han expresado su posición.

En las últimos días se supo que cinco diputados que se encontraban en la lista de indecisos votarán a favor del proyecto: la correntina Sofía Brambilla (Pro), los bonaerenses María Isabel Guerín y Abel Furlán (FpV), el pampeano Sergio Ziliotto (PJ), y el entrerriano Jorge Lacoste (UCR).

Sin embargo, no todo fue alegría para los impulsores del proyecto, porque el mendocino José Luis Ramón (Intransigente del interbloque de Martín Lousteau) que había emitido la semana pasada un comunicado donde manifestaba su decisión de votar a favor del proyecto porque se trataba de un tema de salud pública, lanzó un video en redes sociales para manifestar que finalmente votará en contra.

Las redes sociales se ocuparon de castigar duramente al diputado José Luis Ramón acusándolo de tomarse con liviandad un tema tan delicado como la salud de las miles de mujeres que mueren en abortos clandestinos. De hecho, la falta de principios o la billetera de algunos, hicieron dudar a Martín Lousteau sobre su permanencia en esa fuerza política, que hasta este momento no está definida.

Por otra parte, también se supo que la misionera Flavia Morales (Frente de la Concordia) votará en contra del proyecto, mientras que la radical chaqueña Aída Ayala, y el massista José Ignacio de Mendiguren, pasaron de estar en contra a indecisos.

De todos modos, uno de los casos más resonantes es el del diputado santafesino por el Partido Socialista, Luis Contigiani, quien renunció al PS por negarse a votar a favor de la legalización de la Interrupción Voluntaria del Embarazo, uno de los reclamos históricos del socialismo.

“Cuando me vinieron a buscar sabían muy bien quién era y cómo pensaba”, se limitó a decir Contigiani que antepuso sus creencias personales no solo al Partido por el que llegó al Congreso, sino a su obligación de representar a la sociedad y no a sus propios intereses.

No son pocos los legisladores que denunciaron presiones y amenazas de todo tipo y hasta escraches a sus hijos en los colegios, como en las mejores épocas en las que la iglesia regía los destinos de las personas. Así las cosas, el asunto no está cerrado y se espera una larga noche en el congreso. Mientras que afuera, en la plaza dividida por una valla para evitar enfrentamientos entre los manifestantes, habrá un festival que contará con el apoyo de varios artistas que amenizarán la espera.

 

Compartir