La medida judicial fue impulsada por Jorge Oliver, oriundo de Córdoba y representante de la agrupación de ex combatientes Generación Malvinas. Además sostiene que la Jueza  que lleva adelante la Causa la “cajoneo” y pidió que amplíen la zona de búsqueda.

“Nosotros iniciamos una investigación periodística con el apoyo de la parte técnica de submarinos, de un ex submarinista retirado. El 6 de diciembre pasado presentamos la denuncia penal para que se investigara el hundimiento. A partir de ahí quedaron radicadas la desaparición de las personas y delito ante la posibilidad del hundimiento del submarino”, dijo al diario LA JORNADA.

Oliver explicó, “no nos cierra la versión de que el submarino sufrió un desperfecto técnico, porque es muy raro que una tripulación tan entrenada no haya activado algunos de los varios sistemas de emergencia. Nuestra sospecha es que fue atacado por alguna fuerza extranjera”.

Además cuestionó la investigación judicial que se está llevando adelante y aseveró que, “la  jueza cajoneó la causa durante 60 días. Cuando me presenté, no pudo atenderme porque estaba descompuesta y pidió licencia. Sí lo hizo el juez subrogante Javier Leal de Ibarra que me tomó declaración y lo observé predispuesto para tomar cartas en el asunto. Por lo menos lo puse al tanto de mis presentaciones y se comprometió a leer el expediente y accionar en función de éstos nuevos elementos”.

Finalmente desde la agrupación de excombatientes Generación Malvinas plantean la ampliación de zona de búsqueda. “El submarino nunca estuvo donde lo buscan. Queremos que se extiendan 604 kilómetros hacia el sur cerca de las islas Malvinas y no hacia el norte. Esperamos que la Justicia lo determine ya que la Armada Argentina no lo quiere hacer. Poder encontrarlos permitirá devolver los cuerpos a sus familiares y acercarnos a la verdad de lo que ocurrió”.

Compartir