El titular de la UOCRA señaló que la obra privada está paralizada y la relacionó con el aumento en el costo de los materiales y que solo se mantienen algunas obras en la zona rural y las obras financiadas con fondos provinciales, por lo que casi la mitad de los trabajadores están desocupados

Julio Ramírez, secretario General de la Unión Obrera de la Construcción (UOCRA) de Tierra del Fuego informó que en la provincia hay obras “como el microestadio, la fibra óptica, el camino que se está por hacer por Harberton; que son obras que hasta el momento no se dijo que se vayan a parar o que no van a mandar los fondos” las que se construirán con fondos de la provincia. De todas formas indicó que “la obra pública está medio complicada, yo estuve hablando con algunos empresarios y la plata no está, no llega, hay obras empezadas y están viendo como solucionan ese tema para que la actividad no se pare”.

El titular de la UOCRA señaló en FM La Isla que la construcción privada está “totalmente parada, nosotros tenemos algunos edificios del fideicomiso donde se está trabajando; pero después la mayoría de la obra privada está toda parada. Aumentaron mucho los materiales, así que la gente dejó de construir” y remarcó que el costo de los materiales “es una barbaridad, un disparate”, estimando que por ese motivo “la obra privada se va a parar toda” y remarcó que “prácticamente no hay changas”, porque “para un jefe de familia que trabaja, si quiere hacer alguna obrita, como están los costos es imposible” porque el costo del metro cuadrado de construcción está “en casi 10 mil pesos, una locura”.

Ramírez indicó que deben tener “600 personas” como mano de obra ocupada en la actualidad, cuando deberían tener 1500 trabajadores si la situación fuera normal. “En una temporada buena, como la hemos tenido, llegamos a ese número” y responsabilizó al Gobierno nacional señalando que “no da pie con bola con la economía” y responsabilizándolo por “el año muy difícil que vamos a tener”.

 

 

Compartir