En comunicación con Radio 10 de Buenos Aires, Oscar Martínez se refirió al acuerdo firmado el día de ayer y dijo que “hemos sido presionados para reducir un 30% nuestros salarios actuales. No nos dejaron alternativas ante las amenazas de despidos. Es como el chiste del prisionero que está condenado a muerte y acepta el ´dunda dunga.”

Martínez manifestó que “todo lo que se estanca, retrocede, lo que sería un recorte de nuestro salario y una pérdida del poder adquisitivo” y agregó que “el anuncio de modificar las protecciones arancelarias hacía que la totalidad de las fabricas cerraran sus puertas, por lo que no hay alternativas laborales”, y agregó que “esto nos hace fuertes y nos hace responsables de nuestros compromisos”.

“Durante los años ´90 fuimos condenados a no tener paritarias hasta 2004”, recordó el dirigente y remarcó que “estamos ante una carrera inflacionaria que el Gobierno no puede detener”.

“La gobernadora venía siendo obsecuente con las políticas del Gobierno Nacional pero en esta circunstancia se hizo una convocatoria para defender los puestos de trabajo”, consideró Martínez y subrayó que “Tierra del Fuego es una provincia muy alejada y estamos condenados a la exclusión. No hay trabajo. Encabezamos los niveles de desocupación del país”.

Compartir